John K. Turner: historia de un extranjero en la Revolución

Por Redacción | Fuente: Cortesía | 2010-11-23

El periodista estadounidense John Kenneth Turner fue uno de los extranjeros más activos de la Revolución, no sólo con sus textos, sino también con armas y dinero

CIUDAD DE MÉXICO, México, nov 22, 2010.- El periodista estadounidense John Kenneth Turner fue un gran combatiente en la Revolución Mexicana, no solo con sus textos y la publicación de su libro México Bárbaro, sino también con dinero y armas, indicó el historiador Pietro Ferrúa.

Durante su participación en el Coloquio Internacional Migración y Revolución que realizó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) Ferrúa explicó que el interés de John Kennet Turner por conocer y luego sumarse a las causas revolucionarias comenzó en 1908:

"El joven reportero recibió la orden del periódico Los Angeles Express -para el que colaboraba-, de entrevistar a Ricardo Flores Magón, Librado Rivera y Antonio I. Villarreal, quienes estaban encarcelados en Los Ángeles por organizar manifestaciones de índole anarquista."

Ese encuentro despertó en Kennet Turner una curiosidad especial por la política de México e investigar si eran ciertas las condiciones de esclavitud en el país vecino, que describían sus entrevistados.

Fue así como a finales de ese mismo año y con el apoyo del Partido Socialista de Trabajo (Socialist Labor Party), Turner realizó su primer viaje a tierras mexicanas, durante el cual, después de corroborar las deprimentes situaciones de pobreza y esclavitud en nuestro país, se sumó a la causa.

Bajo el disfraz de un inversionista millonario, interesado en las plantaciones de henequén, fue como el periodista nacido en Oregón, Estados Unidos, en 1879, pudo conocer a fondo esos problemas de desigualdad que prevalecían en México hace un siglo.

Respecto a lo que él vio, lo describió en un artículo que publicó en la revista The American Magazine. Dada la relevancia del tema de migración y esclavitud que abordaba en su texto, los editores de la revista pidieron a Turner que regresara a México para obtener más información y escribir otro texto más detallado.

Fue a principios de 1909 cuando Turner regresó a nuestro país y redactó algunos artículos que salieron publicados en varios  medios de comunicación estadounidenses e incluso en algunos periódicos londinenses, causando gran impacto.

No obstante el éxito de sus textos, a partir de 1910, en Estados Unidos comenzaron a censurar sus notas sobre la explotación de los obreros mexicanos; sin embargo, con estos textos rechazados, más los que ya se habían publicado, el reportero realizó el libro México Bárbaro, meses después.

Luego del rotundo éxito de su libro, Turner regresó una vez más a México, pero ya no con la intención de obtener información y denunciar a través de sus textos la miseria y explotación laboral que se vivía en nuestro país, sino con el fin de apoyar la Revolución Mexicana que había estallado.

Así fue que en 1911, Turner apoyó el movimiento revolucionario a través de la fracción magonista, otorgando dinero para comprar armas, indicó el historiador y crítico de cine Pietro Ferrúa.

TURNER EN EL CINE

Por obvias razones la historia de este joven reportero estadounidense despertó el interés de diversos investigadores de la Revolución, pero también el del cineasta Óscar Menéndez, quien creó un documental al respecto.

El filme realizado por Menéndez lleva el mismo titulo que el libro, México Bárbaro, y en él retoma el relato del estadounidense John Kenneth Turner, indicó Pietro Ferrúa.

Una de las primeras escenas que presenciamos en una finca henequenera fue la de un esclavo a quien azotaban. Una paliza ante todos los peones y amigos después de pasar lista una mañana temprano.

El esclavo fue sujetado y se le dieron cinco azotes en la espalda desnuda con una reata gruesa y mojada, con tanta fuerza que la sangre corría por la piel de la víctima. Esta forma de azotar es muy antigua en Yucatán y es costumbre en todas las plantaciones aplicarla a los jóvenes y también a los adultos. A las mujeres se les obliga a arrodillarse para azotarlas.

No recuerdo haber visitado una sola finca henequenera en la que no haya visto esta práctica de azotar continuamente a la gente.

En esta película el cineasta mexicano hace un rescate histórico dramatizado de la trama del libro y agrega un texto inédito de Turner, en el que el periodista narra la Decena Trágica, acontecida en febrero de 1913.

Este filme también relata la experiencia del reportero como preso político que estuvo a punto de ser fusilado a petición del embajador estadounidense Henry Lane Wilson, seguidor del entonces presidente de México, Victoriano Huerta.

La reconstrucción de esa parte de la historia fue posible por el testimonio de Ethel Duffy, viuda de Turner, quien le dio a Óscar Menéndez una descripción detallada de su esposo y de muchos norteamericanos que estuvieron a favor de la lucha por la democracia en México y su Revolución de 1910.

El director del film se apoya en documentos y fotografías para reconstruir la personalidad del estadounidense y dar cuenta del dramatismo de la situación política y social de México durante este periodo, con la finalidad de plasmar de manera fidedigna, las impresiones de Turner sobre la esclavitud en Yucatán durante los primeros años del siglo XX.

Recomendados»

Haz de noticieros tu página de incio

[[user.name]]

@[[user.screen_name]]

[[text]]

Noticieros televisa en facebook

[[from]]

[[description]]

[[date|date 'DD/MM HH:mm']]