2010, el más mortífero para civiles en Afganistán

Por Agencia | Fuente: EFE | 2011-03-09

Dos mil 777 civiles murieron en Afganistán en 2010; el 75% de las muertes son responsabilidad de la insurgencia talibán y el 16% corren a cargo de las fuerzas de seguridad afganas o la OTAN

KABUL, Afganistán, mar. 9, 2011.- El año 2010 fue el más sangriento para la población civil de Afganistán desde la llegada de las tropas internacionales al país, según reveló este miércoles la ONU, que atribuyó la mayoría de las víctimas a las acciones de los talibanes.

En su informe anual, la misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) explicó que un total de 2.777 civiles fallecieron el año pasado por el conflicto en el país centroasiático, lo que representa un aumento del 15 por ciento respecto a 2009.

Otros 4.343 civiles resultaron heridos en sucesos de violencia.

"En un año en el que se ha intensificado el conflicto, con un incremento de la actividad de las fuerzas gubernamentales y un repunte en el uso de artefactos explosivos por parte de las fuerzas antigubernamentales, los civiles afganos han pagado el precio con sus vidas", se lamentó el asistente de DDHH del secretario general de la ONU, Ivan Simonovic.

Los datos de 2010 son los peores desde la caída del régimen talibán hace casi una década, y elevan el cómputo de civiles muertos en los últimos cuatro años a 8.832, lo que arroja una media superior a los dos millares anuales.

La organización defensora de los derechos humanos Afghan Rights Monitor (ARM) y el Ministerio afgano del Interior habían cifrado semanas atrás en 2.421 y 2.043 respectivamente los civiles fallecidos el año pasado.

De acuerdo con el nuevo informe de la UNAMA, la gran mayoría de las muertes -el 75 por ciento- corrieron a cargo de la insurgencia, mientras que las fuerzas de seguridad afganas o la OTAN son responsables del 16 por ciento de los fallecimientos.

La organización fue incapaz de asignar una autoría en el 9 por ciento restante de los casos, pero sí determinó que los atentados suicidas y las bombas camineras de los insurgentes fueron los sucesos más mortíferos, con 1.141 fallecidos por estas causas.

La UNAMA denunció que a pesar de que el movimiento talibán liderado por el mulá Omar había difundido el pasado mayo un código de conducta entre sus combatientes, "no se observó un esfuerzo coordinado de los talibanes para implementar estas órdenes".

Según el informe, la insurgencia no sólo golpeó a parientes o personas vinculadas con el Gobierno o las fuerzas de seguridad, sino también a activistas, profesores, estudiantes o médicos, entre muchos otros.

"Mataron a más civiles por la sospecha de que fueran espías que por cualquier otra razón", dice el estudio, que también hace hincapié en el ascenso vertiginoso de los secuestros, que en 2010 fueron 251 en comparación con los 137 del año previo.

En 2010 se desplegaron en Afganistán apreciables refuerzos militares de Estados Unidos y la OTAN -ahora cuentan con unos 150.000 efectivos- con vistas a impulsar el fin del conflicto y lanzar dos operaciones en los bastiones integristas de Helmand y Kandahar.

Cuatro de cada diez víctimas civiles se registraron en esta zona del país, de acuerdo con los datos de la ONU, que aplaudió no obstante que el despliegue de más soldados internacionales no implicó más bajas entre los ciudadanos afganos.

En total, 440 de los muertos civiles son atribuibles a las fuerzas afganas e internacionales, lo que supone un descenso del 21 por ciento respecto a 2009. Las acciones de la aviación militar se consolidaron como la mayor causa de estos fallecimientos, con 171.

Según el estudio, entre los más afectados por la guerra se hallaron los sectores más vulnerables de la población como las mujeres y niños: las bajas entre los pequeños aumentaron un 21 por ciento respecto al año anterior.

"La expansión e intensidad del conflicto significó que las mujeres y los menores tuvieron incluso menor acceso a servicios esenciales como salud o educación", agregó la UNAMA,

La ONU instó a las partes en combate a respetar los principios internacionales de proporcionalidad, prevención y delimitación en sus acciones para minimizar el número de bajas, y a llevar a cabo investigaciones transparentes e informar sobre las mismas.

El organismo también se mostró preocupado por el proceso de transferencia de la competencia de la seguridad por parte de Estados Unidos y la OTAN al Ejército y Policía afganos, que comenzará el próximo julio y debe concluir, según el plazo previsto, en 2014.

  

Recomendados»

Haz de noticieros tu página de incio

[[user.name]]

@[[user.screen_name]]

[[text]]

Noticieros televisa en facebook

[[from]]

[[description]]

[[date|date 'DD/MM HH:mm']]